domingo, 24 de marzo de 2013

Cine y Literatura: Anna Karénina

Hace tiempo que no escribo en el blog, pero la verdad es que estaba esperando a ver la nueva película de Anna Karénina (basada en la novela homónima de Tolstói), protagonizada por Keira Knightley (Anna Karénina), Jude Law (Alekséi Karenin) y Aaron Taylor-Johnson (Alekséi Vronsky).

La novela de Anna Karénina fue escrita por Liev Tolstói en 1877. Dicha novela creó polémica en Rusia durante un tiempo, ya que narra el adulterio de una mujer (Anna Karénina) con un soldado (Alekséi Vronsky) abandonando a su marido (Alekséi Karenin) y a su hijo.


Cuando leí por primera vez esta novela me recordó a La Regenta (Leopoldo Alas 'Clarín', 1884-85): una mujer joven (Ana Ozores), casada con un hombre mayor (Víctor Quintanar), que comete adulterio con otro hombre joven (Álvaro Mesía). Las únicas diferencias son las siguientes: en La Regenta es Víctor Quintanar el que muere y en Anna Karénina es la propia protagonista la que muere y, mientras que Anna Karénina es madre de un niño de 8 años (Seriozha) y, a lo largo de la novela, tiene una hija ilegítima (Anna), Ana Ozores no tiene hijos.

Este sábado por la tarde fui con una amiga a ver la película al cine y la verdad es no salí muy convencida, a pesar del elenco de actores principales (que hacen un buen trabajo) y de lo bien que está adaptada a la novela.

La idea de que esté hecha desde el punto de vista de un teatro es original, pero no me gustó: los cambios de escena en alguna ocasión marean y no sabes exactamente dónde está situada la trama. Las ambientaciones de la estación de tren, de los palacios, de Moscú y San Petersburgo... en algún momento son confusas.

También se me hizo un poco larga y tediosa, como si la trama quisiera avanzar y no pudiera hacerlo. Me pareció incluso más lenta que la propia novela, aunque queda bien reflejada la alta sociedad rusa del siglo XIX, con sus características bien definidas.

El Oscar al Mejor Vestuario (Jacqueline Durran) está bien merecido. Cada personaje tiene su propio vestuario, lo define con precisión, se adapta a él. La forma de vestir es distinta según el personaje, define claramente su personalidad y su clase social... Dependiendo también del momento interior en el que están los personajes, los colores del vestuario de los personajes principales varía. Tomemos el ejemplo de Anna Karénina: cuanto más angustiada está, más oscura es su vestimenta.

Keira Knightley sabe meterse perfectamente en el papel protagonista, sabe reflejar lo que Tolstói quiso que reflejara la protagonista de su novela: sus angustias, sus debilidades, sus miedos... Poco a poco, Anna Karénina va de más a menos y eso queda patente con Knightley. También es cierto que el director, Joe Wright, sabe sacar lo mejor de ella en las otras dos películas que también protagoniza la actriz bajo sus órdenes: Orgullo y prejuicio (adaptación de la novela de Jane Austen) y Expiación (adaptación de la novela de Ian McEwan).

Jude Law, en el papel de Karenin, muestra a la perfección la frustración y, tal vez, la impotencia que siente el personaje ante la infidelidad de su mujer. Él se deja llevar por los cánones de la sociedad del momento, es inflexible ante su mujer y no duda en actuar según sus ideales, siempre pensando en el qué dirán los demás. Aún así, tiene su momento: cuando nace la hija ilegítima de Anna, sabe perdonar tanto su mujer como a Vronsky. A pesar de eso (o quizá también por haberla perdonado), deja que la protagonista se vaya con su amante.

A pesar de que la atención de la novela la tiene la relación Anna-Karenin-Vronsky, en la novela también se habla de otras dos relaciones: Dolly-Stiva y Kitty-Levin. Dolly y Kitty son hermanas, Stiva es hermano de Anna y Levin es amigo de Stiva. Parece que se cierra así un círculo familiar, cuanto menos, extraño, porque cada relación de pareja es un mundo distinto, paralelo a los otros pero, a su vez, relacionado con ellos por los lazos familiares y afectivos.

Así pues, lo único que salva a esta versión cinematográfica de Anna Karénina es la actuación de Keira Knightley y Jude Law y lo bien que está adaptada en referencia a la novela original de Tolstói.

2 comentarios:

  1. Buena crítica Fátima. Totalmente de acuerdo. A mi tambien se me hizo algo larga debido quizá a la escenificación. Por otro lado me encantó el vestuario y el papel de todos los actores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Caro! El hecho de haber ido al cine tantas veces juntas tantas se nota, ¿no? A ver si la próxima película que vayamos a ver y sea una adaptación literaria tenemos más suerte, ¡ojalá!

      Eliminar